Taboga, la bella isla de Panamá

taboga

La centroamericana población de Panamá, es una de esas tierras bendecida por el Todopoderoso, pues además de ser famosa por sus cantantes como el compositor Rubén Blades o el boxeador Roberto Durán conocido en ese deporte como “Mano de Piedra”,  entre otras grandes figuras públicas de esa nación, es también un emporio muy adecuado para el turismo. 

Cuenta esta nación del centro de América con el hito más importante desarrollado por los estudiosos de la ingeniería en el mundo como lo es el Canal de Panamá, mediante el cual se logran unir los océanos Pacífico y Atlántico, convirtiéndose en una vía marítima de gran importancia y por consiguiente un factor de apoyo económico para ese país y su turismo.

Cuenta Panamá con distintos lugares de gran belleza natural, sus playas por ejemplo son un punto de atracción turística, donde sus visitantes disfrutan de sus aguas claras y extensas ensenadas las cuales invitan a pasar momentos de verdadero relax y esparcimiento familiar.

Taboga, reina de las flores

Sin embargo existe un lugar digno de ser llamado el paraíso terrenal, se trata de la Isla Taboga, territorio insular de este país de Centroamérica, ubicado en el Golfo de Panamá, aproximadamente a unos 20 kilómetros de la capital de esa nación, y por su exuberante vegetación propia del trópico, es conocida como “la isla de flores” ya que esta durante gran época del año está florecida. 

Más allá de su belleza, lo cual es uno de los elementos de mayor peso para visitarla, esta isla está llena de historia, haciéndola aún más interesante; pues por su estratégica ubicación fue asentamiento de conquistadores de varias nacionalidades, por supuesto que los españoles se hicieron de  estas tierras y desde allí organizaban otras expediciones hacia otras tierras cercanas. 

Taboga, es un sitio de encuentro y esparcimiento favorito de los panameños, sus playas, entre ellas la Restinga, es una de las mas visitadas por los turistas, quienes cuentan en la isla con todo los elementos necesarios para pasar un día diferente, sin alejarse mucho de la ciudad capital y disfrutar de los grandes placeres que ofrece a propios y extraños.  

Deja una respuesta